.:: Silvina Garré ::. Sitio de Fans

Una mujer coherente: jamás dejó de cantar en rosarino

06.02.2011 | Tiempo Argentino / Especial Cultura

silvina garré

Una mujer coherente: jamás dejó de cantar en rosarino

Más que loca, su último trabajo discográfico tiene dos características particulares. Sólo incluye temas de los que Litto Nebbia es autor y compositor. Además, Nebbia es el productor musical.

Por: Carlos Salatino

Silvina Garré comenta que tenía un sueño: grabar un disco como intérprete con canciones que pertenecieran a un mismo autor y compositor. Litto Nebbia comenta que conoció a Silvina cuando llegó de Rosario con la tropa de Baglietto. Nacidos ambos en Rosario y con lazos musicales en común, era prácticamente inevitable el encuentro.

Silvina Garré llegó a Buenos Aires a principios de los años ochenta, embarcada en lo que en ese momento se denominó la Nueva Trova Rosarina, que integraban, entre otros, Juan Carlos Baglietto, Rubén Goldín y un joven flaco con anteojos llamado Fito Páez. Este grupo era la avanzada para que el público porteño conociera a otros artistas importantes de la ciudad santafesina, como Lalo de los Santos, Adrián Abonizio, Jorge Fandermole, y grupos como Pablo el enterrador y Acalanto (que tenía como uno de sus integrantes y compositor a Rafael Bielsa).
En 1983, Silvina grabó su primer álbum solista, La Mañana Siguiente, en el que da muestra de su gran calidad, no sólo como cantante, sino también como compositora. Fue el inicio de una vasta carrera, en la que publicó más de una decena de discos como solista, además de participar como invitada en trabajos discográficos de figuras como Juan Carlos Baglietto, Teresa Parodi, Los Trovadores, Lalo de los Santos, Litto Nebbia, Jorge Fandermole, Marilina Ross, Nito Mestre y Alejandro Filio y realizar presentaciones en nuestro país y en los Estados Unidos, Chile, México y Uruguay.


Litto Nebbia la convocó para cantar las tres únicas canciones con letra de la banda de sonido del film de Eduardo Mignogna, Evita (Quien quiera oír que oiga), y siempre quedó pendiente la posibilidad de hacer un trabajo juntos. Finalmente, los caminos se cruzaron y el sueño de Silvina Garré pudo llevarse a cabo.

La condición que puso Silvina fue que Litto fuera el productor musical del disco. La condición que puso Litto fue que ella eligiera el repertorio (tarea complicada teniendo en cuenta la vasta discografía del compositor).


La admiración y el respeto mutuo lograron que Más que loca se transformara en un trabajo delicado, lleno de sutiles detalles que se destacan en los arreglos y en la interpretación vocal. Es evidente el "sello Nebbia" en la elección de ciertas progresiones armónicas y timbres provenientes principalmente de los teclados, que ofrecen colchones sonoros sobre los que juega una orquestación austera, protagonizada principalmente por pianos, percusión, guitarras acústicas y cello.
La voz de Garré sigue teniendo la misma luminosidad cargada de profundidad y calidez que se evidenciaba desde los comienzos de su carrera. Sus características vocales le permiten abordar temas como "Gente que no sabe lo que quiere", "Más que loca", "Dos que no cambian", "Cuando yo me transforme", "Para John" o "Sólo se trata de vivir". Pero también visita páginas no tan frecuentadas del rosarino, como el delicado "Está en tus manos", "Recuerdos en un taxi" o "Tristeza de los andenes".

Abrigada al calor de notables músicos como Rodolfo García en batería y coros, Patricio Villarejo en cello, Diego Clemente en guitarras acústicas, Juan Ingaramo en batería y percusión, y el propio Nebbia en la producción, arreglos y dirección musical, la expresividad de Silvina Garré les da a este puñado de canciones un valor agregado. Seguramente, cuando se encontraron por primera vez Litto y Silvina, supieron que en algún momento sus talentos musicales iban a confluir en un trabajo conjunto. Ese deseo se transformó en una cálida muestra de respeto mutuo. Garré afirma: "Es un trabajo que atesoro, me hace feliz y me enorgullece. Pero principalmente, es la realización de un sueño". Para Nebbia, "Silvina sigue siendo la voz más original surgida del rock argentino. No quiere cantar como negra ni como brasileña: canta en rosarino."