.:: Silvina Garré ::. Sitio de Fans

La vida desde unos enormes ojos claros


NEUQUEN
Viernes 8 de julio de 2005


La vida desde unos enormes ojos claros





NEUQUEN (AN).-Puedo cantar, aunque no escuches/puedo cantar, mientras salga mi voz/a festejar su enlace con el aire... Lo decía en su autobiográfico "Palmas azules para mí" (1984) desde el disco "Creerás en milagros".
Era una delgaducha y morocha jovencita de voz aniñada, atractiva y dulce.
 
En los '80 ya se comenzaba a hablar de una nueva cantante y compositora, dentro de la "trova rosarina" con Baglietto, Fito Páez y Rubén Goldín a la cabeza. Y varios más.

De ella permanecen los enormes ojos claros. Un rostro pálido enmarcado por un rubio rotundo en sus cabellos.

Silvina Garré "la diosa rosarina", hoy, a las 23.30 estará en el casino Magic.

Guardó bajo muchas llaves su vida. Contó parte de su ausencia.

-Desde el cd "Nuestro lenguaje sagrado" van 10 años ¿por qué tanto tiempo? ¿Tanto sin escenario?

-Porque me fui a vivir fuera del país, estuve estudiando en la Universidad y a pesar de seguir componiendo mucho, no recibí buenas propuestas de parte una discográfica que aseguraran que el material iba a ser bien cuidado y difundido.

-¿Cómo es tu vida?

-Mi vida está llena de cosas muy variadas y que me apasionan. Sigo estudiando, ensayo, hago giras, atiendo pacientes y siempre conservo un espacio para compartir con los amigos y la familia.

-En 1993 publicaste tu libro de poemas, titulado "Pena Privada"? ¿Qué te dio?

-Disfruté mucho al editar el libro. Llevaba muchos años escribiendo poesías y finalmente pude compartirlas con la gente.

-¿Cuándo editarás el segundo? ¿Tenés título y editorial?

-Es probable que lo publique para fin de año. Ya estoy en gestiones con una editorial. El título es sorpresa.

-¿Cómo armonizás tu profesión de psicóloga? ¿Compositora? ¿Giras?

-Lo hago en forma natural. Cada cosa tiene su tiempo. Además las dos profesiones me apasionan y me dan mucha felicidad. Como cantante yo soy escuchada y como psicoanalista, soy la que escucha. Es muy interesante.

-¿Qué sucedió en ese tramo de tiempo en que no te vimos en vivo? ¿Giras por el exterior?

-Hace tiempo que estoy haciendo giras por el interior y el exterior. Estuve en los EE.UU. y en México, compartiendo unos conciertos con músicos de allá. Fue una experiencia inolvidable.

-¿Qué representan en tu vida: Baglietto, Fito Páez, Pedro Aznar, Lito Vitale? ¿La movida rosarina? ¿A quienes sumarías?

-Baglietto representa el comienzo de mi profesión como cantante. Tuve la suerte de empezar cantando junto a un intérprete de lujo como él y aprendí muchas cosas. Fito también fue parte de esa experiencia. Pedro Aznar es un músico increíble, con el cual hemos compartido muchos escenarios en los últimos años. Lito Vitale es el productor de muchos de mis discos y con él también hemos trabajado mucho en giras. Me siento muy afortunada de poder compartir mi música con estos artistas tan grandes.

-¿Y en cine? ¿Tu experiencia con Mignona? ¿Cómo sentiste ser la voz de Eva Perón? ¿Polaco y "Diapasón"? ¿Litto Nebbia y "Luna caliente"?

-La experiencia con relación a la música de películas para mí no fue muy diferente a lo que venía haciendo porque fui convocada en calidad de cantante. Me sentí honrada de ser elegida para esas bandas de sonido, trabajamos mucho, cómodos, contentos y el resultado fue óptimo.

-Música hoy. ¿Qué se perdió? ¿Qué te hace falta?

-Creo que hay muchas propuestas, pero no conozco a fondo el material de los nuevos artistas. Estoy muy concentrada en lo que hago, con mucho trabajo y no tengo tiempo de ir a ver conciertos de otros. Pero afortunadamente nuestro país se caracteriza por tener una movida cultural muy importante y a pesar de los tiempos difíciles, no hemos perdido eso. 

-Silvina 1980 a 2005 ¿Tus sentimientos, amores, logros, frustraciones?

-Perduran el amor a la música, la dignidad en el trabajo, la decencia y sobre todo la defensa del deseo y de los más preciados sueños que me acompañan desde la adolescencia. También conservo los grandes amigos y las ganas de aprender, todo el tiempo, conservo intacta mi curiosidad. Se han perdido aquellas cosas que habían cumplido su ciclo y que ya no eran importantes para mi vida.

Por: Beatriz Sciutto