.:: Silvina Garré ::. Sitio de Fans

Enamorada de la música

Martes 7 de julio de 2009 – Revista ADN

 

Enamorada de la música

 



Con una cuota de complicidad y total entrega de espontaneidad, la artista rosarina Silvina Garré, abrió las puertas de su universo, envuelto de sensaciones sencillas pero profundas, en esta simple entrevista.

 

Lejos de sentirse un icono legendario de uno de los géneros musicales más abordados de la Argentina, como el rock, la cantante y compositora rosarina Silvina Garré se define simplemente como “alguien que ha recorrido un largo camino pero que aún tiene mucho por hacer”.

 

Es la sencillez y la nostalgia la que envuelve la personalidad de esta artista que con cada palabra retrata la mirada de una mujer hacia lo interior y verdadero de cada ser.

 

“No me siento un icono del rock nacional, eso me suena a algo que no tiene posibilidades de cambio, de seguir haciendo cosas, como una cosa estanca. Eso más bien sería el final de la vida, o quizá de una carrera; o alguien recordado después de muerto. Pienso en esos grandes homenajes, tardíos, a los artistas y me da la sensación de que ya no hay más nada por hacer”.

 

Pero una trayectoria musical como esta no se consigue si no es a base de años de trabajo y una gran cuota d e talento, “soy una persona que ha trabajado mucho y que hace muchos años que estoy cantando, y haciendo canciones. Aún así, todo el tiempo estoy buscando nuevos proyectos y nuevas cosas que me entusiasmen. Realmente soy muy entusiasta y enamorada de mi trabajo”, afirma.

 

Música para vivir

 

Si de entusiasmo se trata no es otra que la misma música la encargada de elevar el sentido de las acciones en la vida de esta artista, quien desde los tres años la reconoce como propia: “La música siempre me entusiasmó, es los único que no ha dejado de entusiasmarme, así también la posibilidad de poder seguir haciendo lo que me gusta. Tocar con buenos músicos, tener posibilidades y proyectos con otros artistas. Me entusiasma poder tener inspiración, deseos de escribir y componer canciones”.

 

Interpretar y crear son grandes privilegios, con los que cualquier artista sueña. Sin embargo no todos tienen a flor de piel la capacidad para sostenerlos y establecerlos en la práctica.

 

La fuente de inspiración

 

Tras ocho discos como solista, Silvina Garré no se detiene, y hoy por hoy, continúa manteniendo intacta su fuente de inspiración.

“No sé exactamente cuál es la fuente de inspiración. Soy una persona sin interés por lo externo. Me interesa mucho más la realidad interna que la exterior, entonces creo que en la medida en que uno se vincula con los demás y vive historias y tiene también capacidad de escuchar y observar. Siempre hay algo para contar, y siempre se van a provocar transformaciones internas y movimientos. Son los vínculos humanos lo que más me interesa con todo lo que eso implica. Y por eso también me interesó la psicología”.

Una mirada al interior

 

Silvina no sólo es cantante, autora y compositora, además es psicoanalista.

Y este no es un dato menor, ya que el vínculo que une sus diferentes profesiones está íntimamente estrechado y manifiesto en cada una de sus creaciones.

 

“Mi fuente de inspiración tiene que ver con ese mismo interés sobre el funcionamiento del organismo del hombre. Me gusta el psicoanálisis dentro de la psicología, y a su vez creo que está muy relacionado con el arte. Para mi más allá de que se sabe ciencia es también es un arte de la interpretación, y esta tiene que ver con la música y con saber escuchar. Ambos, música y psicoanálisis, tienen la capacidad de transformar, una vida, una realidad. Creo que hay mucho punto de conexión”.

 

Regenerar y regenerarse

 

Parte del proceso de constante superación, es manifestar los cambios necesarios en tiempos y espacios correctos. Silvina hace hincapié en este sentido y argumenta “Creo que siempre esta presente la capacidad de transformación. Por eso creo en la capacidad de transformación del arte, siempre es necesario cambiar. Hay cosas esenciales de mi adolescencia que yo no he cambiado. Determinadas formas de ver la vida, pero sí la posibilidad de modificar eso que duele, o aquellos que nos permite ser felices. Creo en eso si no creo en la posibilidad de cambio creo que la vida no tendría ningún sentido”. La vida otorga permisos que si saben aprovecharse pueden convertirse en acciones invaluables.

 

Cuando Silvina comenzó a dibujar su historia artística compartió con su público en ese entonces el primero, el escenario del teatro La Comedia, en la ciudad de Rosario. Hoy mucho tiempo después volvió a ese mismo escenario convirtiendo uno de sus anhelos en realidad, volver a esa misma escena, pero esta vez acompañada por otro artista, Nito Mestre. “El primer recital que vi en mi vida fue el de Sui Generi, entonces cantar con Nito tiene una fuerza especial”.

 

Además de concluir una gira por todo el país junto a Nito Mestre, Silvina Garré tiene entre sus proyectos editar un libro de poesías, el segundo. El anterior fue editado en el año 1993.

Otro de los objetivos a corto plazo es continuar los conciertos con la banda presentando “Canciones sin tiempo”.

 

Rosario, mi ciudad

 

“A Rosario la veo muy transformada. En realidad no puedo ser muy objetiva porque es mi ciudad y allí está la mayor parte de mi familia, mis amigos. Rosario es mi ciudad donde nací, crecí y empecé a cantar. Para mí siempre va a ser hermosa, más allá de que también recibo comentarios de gente que no tienen una ligazón afectiva con la ciudad y también reconoce lo linda que está”.

 

Nito y Silvina

 

“Esta idea surgió porque tenemos un productor con el que trabajamos cada uno por su lado. Un día nos llamó y nos preguntó si queríamos cantar juntos. Y dijimos que si enseguida. Ahí nomás ya estábamos tomando un café y charlando de como armar todo. Nosotros habíamos trabajado hace unos años en un disco de Nito, y después cada tanto nos encontramos de casualidad, pero nunca habíamos planteado hacer un trabajo en vivo y surgió esa idea y ni lo dudamos. Y fue una cosa tan sencilla. Somos muy afines en muchas cosas, en la forma de trabajar, en los gustos musicales y fue todo fácil y lindo el repertorio el ensayo. La sensación que tuve fue que hubiésemos trabajado juntos hace muchos años”.