.:: Silvina Garré ::. Sitio de Fans

Canciones como fotos

JUEVES 5 DE ABRIL DE 2012 - CLARÍN ESPECTÁCULOS

MUSICA

Canciones como fotos

Silvina Garré. Hoy presenta su propia antología de la trova rosarina.




Hoy, luego de recibirse de analista


Por Eduardo Slusarczuk
eslusarczuk@clarin.com


Un día, Juan Carlos Baglietto me contó que su hermano, Marito, organizaba una fiesta para su escuela en un bar, y fuimos a tocar. Un amigo del dueño, que buscaba artistas para un festival que organizaba la revista Humor , en Obras Sanitarias, nos vio y lo convocó a Juan. Y él, generoso, nos reunió, y armó una banda. Ahí surgió todo.

Así repasa Silvina Garré el nacimiento de la trova rosarina.

Tres décadas después, la cantante armó su “reconocimiento” a “los buenos autores que nutrieron a aquel proyecto solista que terminó en un movimiento”, y lo registró en el CD Trovas rosarinas, que acaba de ser editado por Acqua.

Ahí están Fito Páez, Rubén Goldín, Lalo de los Santos, Jorge Fandermole y Adrián Abonizio, además de la propia Garré. “Elegí las canciones que más me gustan, que no siempre son las más famosas. Aunque en casos como 11 y 6, que es un himno, o El Témpano, coincidan”, dice. Y agrega: “De paso, incluí tres temas míos, que no entrarían en un Grandes Exitos.” “La idea -explica Garré- fue estampar en el disco una pintura de cada compositor de la trova. Lo que yo considero que es lo más logrado de cada uno de ellos, como autores.” En algunos casos, prevaleció la identificación con las canciones, como en el caso de Tumbas de la gloria . “Es, junto con Tres agujas, lo que más me gusta de la obra de Fito. Como el Flaco (Spinetta) había hecho una versión tan hermosa de la segunda, elegí Tumbas, cuya letra me emociona, porque yo también me escapé, aunque todo el tiempo estaba en el mismo lugar y bajo una misma piel”, explica.

En otros, pesó la cuestión afectiva. Como ocurrió con Aquella niña en soledad, que De los Santos le dedicó, mucho tiempo atrás. O la admiración por la “hondura y genialidad” que Fandermole vuelca en Corazón de luz y sombra .

Trovas rosarinas es el tercer trabajo de la cantante rosarina, desde que recuperó “el deseo de grabar”, hace un lustro, tras una docena de años durante los que permaneció fuera del circuito de la música.

“Fui a la facultad, me recibí y empecé a ejercer como psicoanalista, viví un tiempo en los Estados Unidos. Un tiempo en el que, además, no tuve ofertas atractivas para grabar”, cuenta Garré, quien, sin embargo, nunca dejó de componer.

¿No tuviste miedo de que tu condición de psicoanalista interfiriera en la pureza de la composición? No. No hay nada más ligado al psicoanálisis que la creación, porque tiene que ver con la sublimación y el inconsciente. La posibilidad de cuatro minutos de canción es un proceso muy largo que en un instante se sintetiza. Es una foto. Y no sabés cómo sucede. Ese misterio es lo que lo hace tan atractivo. Es algo que no tiene explicación. Y no es necesario que la tenga.